LICENCIA DE CONDUCIR CLASE A. Motovehículos

Introducción

Existen diferentes datos que demuestran el apogeo que han alcanzado los motovehículos en los últimos años, así lo confirma el crecimiento del parque vehicular, el incremento de las ventas y lamentablemente las alarmantes cifras de siniestralidad de motociclistas.

Conducir una motocicleta puede ser una experiencia muy emocionante, permite cierta “independencia” y “libertad”, posibilita oír, ver y sentir cosas imposibles de experimentar dentro de un automóvil, además permite llegar rápidamente

En la provincia de Santa Fe, la tasa de crecimiento del parque motovehicular ha superado, inclusive, a la de automotores. A la par de dicho incremento, se han elevado las estadísticas de siniestros o hechos de tránsito en los que han perdido la vida o han resultado seriamente lesionados conductores y/o acompañantes de motovehículos y, en general, personas de corta y mediana edad. Si hablamos de datos estadísticos, el 66% de los conductores de motocicleta ha sufrido algún siniestro. Según la opinión de los conductores, en un 67,8% de los casos, nada hubiese evitado el siniestro y, en una modesta proporción, adujeron una posición correcta de manejo mejora el desempeño durante la marcha.

En muchas ocasiones, la causa de la pérdida de vida o lesión grave, radica en la no observancia de la normativa prevista para la circulación de estos rodados y, en especial en: la no utilización de los elementos de seguridad, el exceso de ocupantes de los mismos, la falta de capacitación y conocimientos para la conducción de vehículos de alta vulnerabilidad, la escasa conciencia del riesgo a que está expuesto quien conduce este tipo de transporte y la deficiencia de infraestructura, tanto urbana como de rutas, para movilizarse con estos rodados.

Una posición correcta de manejo mejora el desempeño durante la marcha.

Los brazos deben estar levemente flexionados y los codos hacia adentro para tener una respuesta adecuada ante acciones de alta exigencia. Las piernas deben estar en la posición que describe la figura de la página siguiente, las plantas de los pies deben estar apoyadas de forma tal que el pedalín esté casi a la mitad. Se recomienda no sentarse con los brazos demasiados estirados porque pueden prolongarse los tiempos de reacción y, en trayectos largos, se tornarán rígidos los músculos provocando dolores posteriores y cansancio inmediato. Por otro lado, sentarse demasiado cerca del tanque de combustible, puede provocar movimientos acotados.

Curvas

La posición de las rodillas determinará que cuando tracemos una curva y doblemos, las mismas ayudarán a doblar sin tanta exigencia. Por ello, se recomienda mantenlas apoyadas sobre el tanque y, si es una motocicleta con posapíe, las rodillas deben inclinarse hacia adentro tenuemente.

(Ver la imagen de Postura básica en el siguiente cuadro)

En las curvas, el motociclista debe inclinar la moto para mantener el equilibrio y la trayectoria. (Ver la imagen de Posturas especiales 1 en el siguiente cuadro). Cuanto mayor sea la velocidad o menor el radio de la curva, mayor será la inclinación. (Ver la imagen de Posturas especiales 2 en el siguiente cuadro). Además, al atravesar una curva, se aconseja que: – Reduzca la velocidad. – Mantenga la aceleración constantemente y no utilice el embrague. – Acelere gradualmente.

Otras recomendaciones

  • Al trazar una curva en una esquina, debes reducir la velocidad antes que incrementarla, porque hay muchas variables que intervienen y pueden interrumpir el tránsito, y la principal es el peatón ya que el mismo goza de prioridad. Además, al llegar a una encrucijada o cruce de caminos, el que dobla o gira pierde la prioridad de paso. Es importante mencionar que girar en una esquina o rotonda a baja velocidad, garantiza pleno control en ciudades con un tránsito complejo.
  • La velocidad en una curva juega a favor de reforzar la fuerza centrifuga y si es muy cerrada la maniobra o curva, se aconseja hacerlo girando la moto, es decir, ladeándola y conservando el cuerpo erguido. Además, se recomienda evitar el adelantamiento en curvas por lo recién mencionado y porque la reglamentación lo resalta como prohibición.
  • En una curva, si debes frenar intempestivamente, es aconsejable que nunca lo realices doblando. Es conveniente primero enderezar la moto y luego frenar porque la rueda delantera es la protagonista y si ésta se bloquea en la inclinación de la curva, es probable que se ocasione un derrape.
  • Por último, es importante mencionar que es necesario distribuir las fuerzas de frenado en un 50 % en cada rueda, al igual que el peso del cuerpo. La circulación dentro de una ciudad varía de una cuadra a la otra y en una ruta o vía rápida, el trayecto de variación es más largo. Es fundamental tener en cuenta que al momento de aceleración de la moto, el peso se va hacia la parte trasera del rodado, pero cuando se produce la desaceleración o frenado de manera repentina, el peso se traslada hacia adelante.

Dejar un comentario